empresa » historia

En la campiña sur de Jaén (España), manantial y centro de producción del mejor aceite de oliva, se encuentra una bella pedanía conocida como Lendínez y nuestra empresa, Almazara Acapulco.

Los orígenes se remontan a finales del siglo XIX cuando el cultivo se efectuaba por agricultores de la región. Eran tiempos de tareas artesanales, muy manual y con rudimentarios utensilios que requerían una gran destreza humana.

Pasaron muchos años y de generación en generación se llegó hasta principios de 1990, cuando la familia Cano, con ánimo de agrupar olivos propios y aumentar su capacidad productiva, crearon una de las empresas aceiteras más dinámicas y prestigiosas de la provincia de Jaén, Almazara Acapulco.

Apostando por el trabajo bien hecho, de principio a fin, en beneficio de la calidad de nuestros productos, el resultado final es un Aceite de Oliva Virgen y Virgen Extra de intenso sabor, aroma y color, características esenciales de la inmejorable cosecha propia cultivada en nuestras tierras.

Deseamos que disfruten con nuestro aceite tanto como nosotros en su elaboración.